Clorador Salino

clousis | Publicado el 7 de diciembre de 2018

Mediante un clorador salino y sal común disuelta en la piscina con la acción de su electrodo interno, el equipo genera in situ una corriente de cloro exenta de agentes estabilizantes y productos químicos.

La gran ventaja fundamental de este sistema es la supresión de gasto de económico en hipoclorito, por tanto la inversión que se realiza es solo la inicial, olvidándonos posteriormente de comprar cloro para nuestra piscina.

¿Que son los salinadores?

La sal marina posee diversas propiedades como ser la capacidad alejar todo tipo de impurezas del agua; cuando esto se descubrió, empezaron a surgir invenciones que tenían como función depurar a través de un proceso de cloración salina mediante salinadores. Ésta es una simple reacción de electrólisis a partir del agua de la piscina con una ligera concentración de sal común (aproximadamente de 4 gramos por litro). Dicha concentración es imperceptible para quien se baña en los natatorios si se compara con la que posee el agua de mar (35 gramos de sal por litro de agua);

Los salinadores funcionan perfectamente en cualquier tipo de piscinas, incluso en las que funcionan con agua de mar; en éste último caso, como ya tenemos una gran presencia de sal en el agua, el artefacto se encargará de eliminar la cantidad de sal sobrante para lograr el equilibro buscado. Durante el proceso de cloración salina se originan poderosos agentes desinfectantes:

  • Oxígeno (resultado de la hidrólisis del agua y colabora destruyendo los organismos secundarios).
  • El hipoclorito (generado a partir de la electrólisis del cloruro de sodio).
  • El ozono y oxidrilo radical (originados en las reacciones que tienen lugar en el cátodo y ánodo, ambos poseen propiedades desinfectantes).

Características

Si no realizamos un correcto mantenimiento del agua de la piscina entonces ésta puede convertirse en un peligro para la salud de los bañistas; todos sabemos que se introducen diariamente miles de microorganismos y bacterias por cada individuo que se baña en una pileta; además factores como el viento, las altas temperaturas y la lluvia colaboran para enturbiarla aún más. Aunque el cloro siga siendo el bactericida más conocido, los salinadores han surgido como una nueva alternativa; existiendo salinadores, que van de acuerdo al caudal de agua que posea la pileta. Aquí el sistema funciona de forma muy sencilla: toda la clorina es originada de la sal; este gas se mezcla con el agua y se inyecta en el natatorio a través del retorno de agua. Una vez que el cloro producido cumplió su función, retorna a su estado natural de sal; es decir, si estamos utilizando sal en granos, una vez que éste termine su utilidad, se convierte en una solución de sal en el natatorio.

Con respecto a la cantidad de sal que utilizan estos artefactos en las piscinas, señalamos que la concentración más habitual es la de 9 ppm en modelos autolimpiantes y, de 18ppm en unidades de limpieza manual. La sal debe agregarse a la hora de instalar el sistema que hemos adquirido, la única forma en la que podemos perder cantidades de sal es si chapoteamos hacia fuera es por eso que sólo complementaremos niveles de sal 2 veces al año, aproximadamente. Para aquellos que asumen que la sal puede afectar el rendimiento de sus piscinas, les decimos que la misma es compatible con todas las terminaciones de los natatorios, los equipos no sufrirán daño alguno porque también se complementan perfectamente con ésta.

Este sistema es beneficioso para:

  1. Olvidarnos de una vez por todas de la dosificación de cloro.
  2. Evitar la manipulación de este producto tóxico
  3. Aquellos casos en los que el gasto de cloro parezca excesivo, ya sea porque la utilizamos durante gran parte del año, o bien por factores externos.
  4. Eliminar las molestias del cloro en la piscina, olores o irritaciones.
  5. La acción desinfectante sigue siendo la misma o mejor al estar controlada por un equipo electrónico.
  6. La producción de cloro del equipo puede ser regulada manualmente como si de una bomba dosificadora se tratase, la cual ella misma se autocontrola para obtener la producción adecuada.

Durabilidad
Estos equipos resultan de gran durabilidad. Existen equipos en funcionamiento con una antigüedad de 15 años, todo depende del cuidado que le otorguemos.
Las recomendaciones son dos a saber:

  • Mantener el Ph siempre en 7,2 a 7,6.
  • Limpiar las celdillas del ánodo con agua y vinagre periódicamente. Único gasto de mantenimiento, cambiar las celdas electrolíticas después de varios  años de uso.

¡A disfrutar de una pileta sana y limpia todo el año, con un cloro totalmente ECOLÓGICO, bueno para la salud y la economía de la familia!

Hay 0 comentarios en esta noticia, nos gustaría recibir el tuyo.
Tu comentario será revisado por un administrador antes de ser publicado.
© 2021 Acqua Piscinas